18 oct. 2013

Preparando la noche de brujas

Se acerca la noche de Halloween y... ¿qué queréis que os diga? Me encanta. Esta entrada va especialmente dedicada a aquellos a los que, como a mi, os gusta celebrar ese día y  quieren pasar un rato divertido con los niños. Os dejo algunas ideas para decorar la casa, son sencillas y económicas.
Este año he preparado adornos para dos fiestas distintas, para mi sobrina de 10 años y para mi hijo de 4.
En esta entrada os dejaré las manualidades de Halloween que he realizado para mi sobrina Ángela, algunas de ellas con su ayuda. 
Tumbas: Están hechas con corcho blanco (podéis encontrar este corcho en grandes láminas y a un precio muy económico en almacenes de construcción), necesitáis también pintura gris, brocha, cola blanca, cutter, todo lo que se os ocurra que sirva para adornarla como por ejemplo: dibujos de calaveras, fechas, nombres ficticios...
Tenemos que recortar primero la forma de las lápidas, podemos hacerlas con base o sin base, como os guste más. Si vais a poner una base, tenemos que recortar también un rectángulo de corcho lo suficientemente grande como para poder pegar en él la lápida. Dibujamos la forma, recortamos con ayuda de un cutter pegamos la lápida a la base y pintamos. Dejamos secar bien y una vez seco, pasamos a decorarla. Pegamos con cola blanca los adornos y listo. Si utilizáis adornos de papel (como es mi caso), pongo una pequeña cantidad de cola blanca sobre el dibujo y la extiendo con un pincel y lo dejo secar. Protegerá los dibujos y parecerá que estén pintados. Este es el resultado:




Para ambientar el exterior de una casa, en el jardín o patio, con unas velitas alrededor o flores secas...puuuuuuf, dan el pego.

Photocall o fotomatón para la noche de brujas:  Algo que se ha puesto muy de moda en las celebraciones (bodas, cumpleaños...) es hacer fotos divertidas y que den un toque diferente a la fiesta, una forma sencilla de realizar el nuestro propio es ésta, vais a necesitar goma eva de varios colores (aprovechar los recortes si tenéis), pegamento de contacto, y palitos de brochetas a los que les cortaremos previamente las puntas. Con goma eva (o foami) vamos a realizar diferentes figuras, bocas monstruosas, ojos enormes, lo que se os ocurra, hay que echar imaginación o dar un paseo por Internet, donde podéis coger ideas. Una vez tenemos las piezas en goma eva se pegan a los palitos de brochetas y ya está.
NOTA: si no tenéis goma eva o lo queréis hacer de forma más económica, podéis realizarlo en papel o cartulina. Lo importante es que demos un toque de color y de alegría a la fiesta y a nuestras fotos.
Así quedaron las mías: Los dos globos de cómic están echos con cartulina que he plastificado y las demás figuras para el Photocall de Halloween están realizados en goma eva.


Arañas: Nos van a servir para adornar mesas, platos... vais a necesitar hueveras de cartón, tempera negra, cañitas (de las que tienen una parte que se puede doblar)  para hacer las patitas y ojos móviles o hechos de cartulina. Recortamos los huecos de la huevera y los pintamos de negro, dejamos secar y les hacemos con ayuda de un punzón o con la punta de las tijeras unos pequeños agujeros,  recortamos las cañitas por la parte que se puede doblar, intentando que todas tengan la misma medida, y las metemos por los agujeros que hemos abierto. Pegamos los ojos y ya están terminadas.



Centros de mesa para Halloween: Momias
Para realizar las momias necesitas botellas de plástico (de las de litro y medio de agua servirán perfectamente), papel higiénico, ojos móviles o realizados en cartulina y cola blanca (si usas la de carpintero el resultado queda mejor, parece más antigua, más sucia)
Debes cortar la botella a la altura que desees, mezclar cola blanca con agua (mitad y mitad) y vamos a ir pegando trocitos de papel higiénico sobre la botella, solo hay que cubrir el exterior y los bordes (para que no corten), hay que tener en cuenta que al pegar los trozos de papel debe parecer que está vendada, por lo que os aconsejo que los  trozos sean largos y se coloquen de tal forma que parezca una venda. Dejamos secar, pegamos los ojos y sobre éstos un poco de papel higiénico, para dar la sensación de vendaje. La tenemos lista para poner dentro de ella chuches, cañitas...
Así quedaron las mías:


Fantasmas de piruleta: Son muy, muy fáciles de hacer. Necesitas piruletas, toallitas de bebé (sí, sí, de esas que utilizamos para limpiar al bebé), cartulina para los ojos o trocitos de goma eva e hilo.
Lo primero es dejar secar las toallitas húmedas, una vez secas colocamos las piruletas (que sean de esas que vienen envueltas en plástico) en el centro de la toallita seca y la cubrimos, amarramos con un trozo de hilo y ya tenemos la forma del fantasma. Pegamos ojitos y boca realizados en cartulina, papel, trocitos de goma eva...Este es el resultado:


Pinchos, guirnalda y cañitas temáticas: la explicación de cómo las realizo yo, podéis verlo en otras entradas del blog.



La guirnalda está formada por murciélagos y calaveras que podemos encontrar en Internet y por las letras de la  palabra HALLOWEEN


Bolsitas para las chuches:¿qué sería de la noche de Halloween sin las chuches? Estas bolsitas están hechas de papel y decoradas con fantasmitas de goma eva. Se pueden decorar de muchas formas, eso al gusto de cada uno. En la siguiente entrada os explicaré paso a paso como hacer bolsitas de papel o de cartulina, que no solo sirven para meter chuches dentro, también para envolver regalos de forma original.


Estas otras las hice para el cumpleaños de mi hijo, las enseño para que veáis que nos ofrece muchas posibilidades y quedan muy divertidas para los peques.


Bueno, espero que os guste. Queda pendiente el paso a paso de las bolsitas y más ideas para los más pequeños en Halloween. 

1 oct. 2013

Tarta Mike Wazowski

          Esta es la tarta que realicé para el cumpleaños del peque, como podéis ver he intentado hacer a uno de los personajes de la película "Monstruos SA", no salió todo lo perfecta que me hubiera gustado, pero tampoco estoy descontenta con el resultado, a los niños les encantó verla, pero terminó siendo devorada por los papás, como suele suceder.  


Ingredientes para el bizcocho: 3 huevos, 1 yogur natural, tres medidas (del vaso de yogur) de harina, 2 medidas de azúcar, 1 medida de aceite, 1 sobre de levadura. (yo hice el clásico bizcocho de yogur, podéis hacer el que más os apetezca)   
Ingredientes para el relleno: 2 tabletas de chocolate negro para repostería, 1 tarrina de queso en crema, 3 cucharadas de azúcar glass, 1 cucharada de mantequilla.
Ingredientes para la cobertura de la tarta: 2 tabletas de chocolate blanco para reposteria, 1 tarrina de queso en crema, 3 cucharadas de azúcar glass, 1 cucharada de mantequilla, colorante verde en crema.
Para terminar de adornar: utilicé algo más de chocolate blanco y negro para realizar la boca y el ojo del personaje y colorante en crema de color azul. No utilicé moldes, si los tenéis para este tipo de cosas, seguro os quedará mejor que a mi.

Elaboración: El ojo y la boca del personaje los realicé en chocolate como os he comentado, se derrite, se realiza la forma y se deja enfriar en la nevera, para después decorar la tarta.
Para hacer el bizcocho: en un bol batimos los tres huevos con el azúcar. Añadimos la harina con la levadura y mezclamos. Agregamos el yogur y el aceite y batimos bien.
Vierte la mezcla en un molde redondo untado con mantequilla y harina e introduce el molde en el horno a 170º durante 30 o 35 minutos, todo dependerá de la potencia de nuestro horno, de todas formas para asegurarnos de que esté cocinado, pinchamos con  un cuchillito y si sale totalmente limpio lo tenemos terminado. Lo dejamos enfriar.
Mientras haremos la cobertura de chocolate. Para ello, en un cazo derretimos el chocolate blanco con ayuda de la mantequilla, con cuidado de no quemarlo. Una vez fundido apartamos del fuego. En un bol mezclamos el queso en crema con tres cucharadas de azúcar glass, batimos bien y mezclamos luego con el chocolate derretido, a esta mezcla la teñimos de verde con un poco de colorante. Dejamos enfriar.
Para hacer el relleno de nuestra tarta, derretimos las tabletas de chocolate negro con la mantequilla. Mezclamos el queso con las cucharadas de azúcar glass y añadimos la mezcla al chocolate negro derretido, batimos bien y dejamos enfriar un poco. 
Comenzamos a montar la tarta. Cortamos el bizcocho por la mitad, rellenamos con la crema de chocolate negro, tapamos y cubrimos todo el pastel con el chocolate teñido de verde y colocamos con cuidado los adornos de chocolate.
Dejamos en la nevera hasta unos momentos antes de consumirla. Espero que os guste.