7 mar. 2013

Bocaditos de hojaldre con queso de cabra y cebolla caramelizada

Es un bocado delicioso.  Una tapa o aperitivo  ideal para picar algo con los amigos, muy fácil de hacer. Y en los cumpleaños seguro que vuelan. Esta receta la tome del blog Cocina con Paco, si no lo conocéis pasaos por allí, es un blog fantástico, con muchísimas recetas a cual más rica.

Para hacer la receta vais a necesitar: 1 lámina de hojaldre, queso de cabra (en rulo), 2 cebollas, 3 cucharadas de azúcar moreno, aceite de oliva, un huevo y sal .
Preparación: Primero se cortan las cebollas en juliana. En una sartén con un poquito de aceite pochamos las cebollas con una pizca de sal, a fuego lento durante unos 15 minutos, moviéndolas de vez en cuando. No tienen que coger color, solo que queden bien pochaditas, transparentes. A continuación añadimos el azúcar moreno y dejamos pochando otros 15-20 minutos más a fuego lento, para que vaya caramelizando. Una vez esté lista retiramos del fuego y reservamos. 
 Estiramos nuestra lámina de hojaldre y con ayuda de un corta pastas redondo o un vaso (que fue lo que yo utilicé) vamos haciendo círculos  que pondremos sobre papel de horno en la bandeja. Los pintamos con huevo batido y metemos en el horno (previamente calentado a 190º) durante unos 12 minutos (dependerá de la potencia de nuestro horno), estarán listos cuando hayan subido y estén doraditos. Dejamos enfriar un poco y con ayuda de un cuchillo vamos abriéndolos por la mitad, como si fueran bocadillos. Hay que hacerlo con cuidado para que no se nos rompan.
Cortamos el queso de cabra en rodajitas de medio centímetro de grosor aproximadamente y procedemos a montar nuestros bocaditos de hojaldre. Sobre la base de nuestros hojaldritos ponemos un poco de cebolla caramelizada y encima la rodajita de queso, no ponemos aún la parte superior del hojaldre ("la tapa"), porque primero los meteremos al microondas para darle un golpe de calor, con la idea de que el queso se funda un poquito. Los sacamos del microondas (también puedes utilizar el horno) y tapamos con la parte superior de los hojaldritos.
Como podéis ver, no es nada complicado, pero está delicioso. 


NOTA: Los primeros que hice (los de la foto) seguí la receta tal cual, pero cuando volví a repetirlos añadí a los círculos de hojaldre antes de meter en el horno, una pizca de sal y semillas de sésamo, le da un toque diferente, pero igualmente buenos. Solo es cuestión de gustos.
Espero que os guste.